martes, 21 de octubre de 2008

El conocimiento y la elegancia


Vivimos en la “Era del conocimiento”. Sí, sé que es un tópico, pero es que es la pura verdad. Entre los periódicos, el Internet, la radio y la televisión -¡qué dañina es la televisión!- hoy todo el mundo tiene acceso a caudales ingentes de información. Por ende, cuanto más informados estamos más conocimientos adquirimos. Seguramente nuestros bisabuelos aparte de su profesión y de fútbol –ellos- o punto de cruz –ellas- no sabían de mucho más. Hoy la cosa ha cambiado.

Sin ir más lejos una afamadísima periodista sentencia que en su profesión se posee “un mar de conocimientos con un centímetro de profundidad”. ¡Ahí es nada!. Lo cierto es que si miramos a nuestro alrededor puede que esta temeraria afirmación no sólo sea aplicable a los titulados en Ciencias de la Información y afines, sino a todo hijo de vecino.

En el ámbito masculino, el conocimiento futbolístico viene dado por defecto, además en España todo el personal se conoce al dedillo los avatares de Fernando Alonso y las proezas de Rafael Nadal. No puede faltar, para dar cierto nivel a las conversaciones de barra de bar, tener un profundo entendimiento de algún deporte más de minorías, como el bádminton o la pesca de río con mosca.

Entre las féminas unas nociones de moda y complementos son absolutamente imprescindibles. Aunque todo lo relacionado con la maternidad suele ser tema recurrente. Desde el embarazo hasta la ardua tarea de educar a los hijos, sin olvidar los prolegómenos propios de la lactancia.

Pero por encima de estereotipos de carácter sexual, hay mil temas en los que cualquiera, sea hombre o mujer, sostiene una conversación con los fundamentos propios del entendido. Desde Historia a Economía, pasando por la sempiterna actualidad política, que tan acalorados y variados debates proporciona, todo el mundo hoy tiene una cuota de conocimiento que aportar al debate.

Ya se hable de la legalización de las drogas, de la crisis de las hipotecas subprime, de vinos, de cine o de la crianza del esturión en cautividad, que para eso están los documentales, opiniones con supuesto criterio no faltan. Porque el conocimiento, definitivamente, nos induce a la opinión. Así que esta “Era del conocimiento” se me antoja igualmente la “Era de la opinión”.

Los medios de comunicación nos nutren de conocimientos, generalmente sesgados, para que nosotros generemos nuestras propias opiniones, esto es, sesguemos aún más la información recibida. Lo cual ya lo avanzó Bertrand Russell, quien afirmaba que “con un poco de agilidad mental y algunas lecturas de segunda mano, cualquier hombre encuentra las pruebas de aquello en lo que necesita creer”.

Como ejemplo más rotundo tenemos Wikipedia, que es una enciclopedia virtual y, además, inventada, dado que uno puede escribir lo que le dé la gana y luego llega el personal y se lo cree como si estuviese escrito en piedra. Para colmo están los blogs que, como ya se ha dicho aquí, representan la versión escrita de la popularización del conocimiento y, por tanto, de la opinión. Opiniones que pesan más por estar negro sobre blanco –púrpura sobre rosa en algunos casos-, lo cual se nos antoja más cierto, más documentado, más comprometido que una simple conversación de café.

- “El otro día leí que la crisis financiera ha hecho perder 2 billones de dólares a la economía estadounidense en un solo día”, dice un amigo a otro.

- “¿De veras?. ¿Y dónde lo leíste en el WSJ?”, pregunta el segundo.

- “No, en un blog que se llama Brindis al Sol”, es la demoledora respuesta.

Por descontado que aquí, un servidor, es de los que se ponen a opinar a diestro y siniestro sin el más mínimo reparo. Generalizando y sacando conclusiones de ese “mar de conocimientos” que la sociedad de la información nos brinda a diario. Dicho de otro modo “metiéndome hasta en los charcos”, que diría mi padre. Jugando a ese periodista que, con ese “centímetro de profundidad” gnoseológica, se da cuenta de que el chapoteo es perfectamente válido. El que esté libre de pecado que nos aporree a pedradas.

21 comentarios:

nacho dijo...

Emulando a una de las mentes más preclaras de la Historia: " Sólo sé que no sé nada" (Sócrates).

Beatriz dijo...

jaja, no seré yo quien tire piedra alguna!!

Ventimiglia dijo...

Impresionante. Y real como la vida misma. Como cuando en un foro temático cualquier imberbe que no sabe diferenciar una "b" de una "v" es capaz de discutirle airadamente a un catedrático. Es lo que tiene internet, que al igualarnos a todos, nos hace más tontos (por una simple cuestión de término medio).

Sölrac II dijo...

Estimado Pakithor:
Existe muchísima información, tanta que hasta se habla de "sobredosis de información", lo que puede llevarnos a estados de confusión, angustia y ansiedad por no estar al día.
Yo intento siempre filtrar la información, es decir, utilizar algunos (pocos) canales que me parecen fiables y descartar el resto.
Respecto a las opiniones en la Red, si son muchas y parecidas (ej. "Puntuación de los Compradores" en algún producto de E-Bay) pues la verdad es que a mi me parecen bastante fiables.
En todo caso, si quereis relajaros un poco y alejaros de esta sobre-exposixión a la información, os recomiendo: apagar el televisor, silenciar el movil , aprender a usar filtros para el correo electrónico, resistirse a la manía de las actualizaciones de software o a la influencia de la publicidad e incluso alejarse del ordenador durante algunas horas.
Y por supuesto yo también generalizo y opino sobre asuntos que no conozco demasiado, así que yo tampoco seré el que tire la primera piedra.
Un abrazo,
Carlos

Yose dijo...

"Un mar de conocimientos con un centimetro de profundidad"...de que me sonará esa frase??aunque no recuerdo que nadie me comentase que no era de su propia cosecha...

La prescripción de medicamentos "sin receta" o diagnostico de enfermedades,es de lo que más se puede aprender escuchando cualquier tertulia de personas entradas en años,en cualquier supermercado o parque,son "casi" médicos,con que destreza dominan el lenguaje y listado de medicinas para tal o cual achaque...Sanchez Ocaña a su lado,un aprendiz(jolín que vieja soy,podía haber dicho House,que está más de moda)

Beatriz dijo...

no sé si se la has oido a alguien Yose, yo a partir de ahora me la apropio, me parece genial.

Edward Amado, squire dijo...

Un buen analisis, ciertamente. Y lo peor de todo es que todos entramos en ese circuito, queramos o no... debe de ser muy dificir escapar de él. Además, en relación a la elegancia, ¿cuál será una mejor busqueda la hecha por internet con un aseptico portátil o la hecha en una clásica y polvorienta biblioteca?

Bromas a parte y, cayendo en otra frase tópica, toda la tecnología que podía estar haciendo mucho bien a la humanidad, eg democratizando la cultura, lo que está haciendo es todo lo contrario. Antes había incultos ahora hay falsos-cultos de wikipedia...

Sol dijo...

Puues yo creo que nos creemos super bien informados con cuatro nociones que hemos leido en titulares.Lo malo es que nos informamos mal de canales viciados que nos dan masticadas, pulidas y recortadas noticias interesadamente.No nos dan los datos en bruto para que opinemos, si no que son noticias pret a porter que nosotros nos calamos como nuestras.hay quien se nutre de "trece Rosas" para conocer la guerra civil y que Cosmopolitan es la biblia...Lo único que podemos hacer es intentar ser selectos en nuestras fuentes de conocimiento y bucear en ellas.

Sol dijo...

Somos unos neo ignorantes.

FranFel dijo...

Bueno, por lo visto en este post lo mas elegante sería no opinar.

Pues mas de un entendido en materia se duerme en sus laureles y mete unos rebuznes.
En estos días fui a una conferencia sobre gastronomía y un gastrónomo y reconocido médico dijo un par de cosas totalmente inciertas, y hasta absurdas sobre la comida mediterránea.
Al terminar le hice la obser vación, ya me conoces Paco lo diplomática que soy. En fín, el señor se ofendió y me dijo todo el curriculum, a lo cual le respondí que si siguiera una VERDADERA dieta mediterránea, no tendría sobrepeso.
Te cuento que el señor casi no podía caminar con un problema de sobrepeso y rodilla.
Que morros los de este ctedrático, venir a hablar despectivamente de los españoles que comían como cerdos, yo estoy en mi peso justo y el que SI sabe comer, es que ni pararse de la silla podía.
A todo esto concluyo que no por alguien ser especialista en la materia hay que aceptarle lo que diga a rajatabla.
Que bueno que tenemos acceso a la información; no será elegante saber y opinar de todo, pero como facilita la vida.

Saludos cordiales.

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

M u y I n t e r e s a n t e. . .
(lo digo con un tono intelectualoide)
No se, prefiero saber una mar de cosas superficialmente que no saber nada... no hay mas, ni modo que huyamos de la informacion que nos persigue... podemos intentar filtrarla, pero quien sabe si sea garantía.

Lino dijo...

Hola

No se si es intencionado, pero no es lo mismo información que conocimiento.

Tener mucha información, tal y como se entiende, es realmente poseer muchos «datos», ya que la mayoría de ellos son información redundante o irrelevante (ruido). Lo restante es la información en si.

Y luego está el comprender esa información. Esto no se consigue mirando los resultados del Google.

Saludos

Pakithor dijo...

Después e un par de días fuera, paso a agradecer los comentarios y a ofrecer mi punto de vista.

Quizá en este tema es en el que más desacuerdos hemos encontrado.

Lino me ha descubierto un poco. Efectivamente se confunden datos con comprensión de los mismos. Pero es que hoy, por desgracia, todo se nos mezcla en un batiburrillo penoso. Insisto en el ejemplo de Wikipedia. Cualquiera puede ofrecer datos, interpretarlos o simplemente atacar una corriente de ideas en los artículos y luego hay quien agarra esos artículos y los toma como si fuesen verdades.

Vengtimiglia yo no creo que el Internet nos haga más "tontos", lo que opino es que nos ha convertido en más vagos y más crédulos en tanto que acatamos como cierto cualquier cosa que se escribe en una página web.

Fran por confrontación con Ventimiglia vemos cómo ser catedrático no significa nada. Máxime si el mismo ha obtenido el grado en una de esas universidades masificadas y endogámicas. Ahora bien, sí que vemos a personas intentar subirse al nivel de la cátedra sin ni siquiera tener una base argumental sólida.

Carlos tu comentario me ha insipirado para escribir algo así como "La vida conectada y la elegancia".

Edward yo lo único que creo que se está "democratizando" es la posibilidad de opinar por escrito. Ahora bien, consideremos que un artículo mío en la prensa escrita o en los medios digitales más importantes lo leen infinitamente más personas que uno escrito en este y casi cualquier blog. La concentración continúa.

Continúo más abajo.

Pakithor dijo...

Yose, no, la frase no es mía, yo sólo he aportado la apostilla final. Si yo odio algo en la vida son las conversaciones sobre enfermedades, tan populares entre ciertos familiares.

Bea tuya es la frase aunque no sea yo su creador. Rotunda, ¿verdad?.

Sol no puedo estar más de acuerdo contigo. A veces cuesta mucho tiempo encontrar datos primarios porque los buscadores están atascados de sitios con opiniones absolutamente sesgadas. El otro día me puse a buscar la evolución del precio de algunas materias primas y encontré que la página del Ministerio de Agricultura dejó de actualizar los datos en mayo.

Fran, en cierta ocasión escuché que en cuanto a la credibilidad de los mensajes un 80% depende del QUIEN lo dice, un 15% de COMO lo dice y un 5% de lo QUE dice. Lo tenemos crudo.

Alejandrina es que te has ido a los extremos. Dice el refrán "aprendiz de mucho, maestro de nada". Lo importante, siempre, es poder elegir, ahora bien, ¿elegimos nosotros o eligen por nosotros?.

Gracias de nuevo a todos.

lola dijo...

¿quieres un ejemplo de conocedor de todo y maestro de nada? el innombrable, dicen que una vez dio una conferencia sobre física nuclear a unos físicos que estaban en la inauguración de una central, si eso no es atrevimiento que baje Dios y lo vea.
Yo opino... del tiempo y algunas cosas más, pero es que es muy tentador eso de ponerse a divagar sobre cosas que una no tiene ni idea.
Un saludo,

OC dijo...

España es el país donde se discuten hasta "los hechos"

No hay cosa que más nos guste que opinar, yo por ejemplo.

Soy repelente, mi familia me pone verde (y con razón ) me llamán Don Mauro (era un médico) porque te receto el medicamento específico sin ser médico.
Soy una "enterailla"

Llevas toda la razón, tenemos demasiada información... y lo peor es que estamos locos por utilizarla donde sea.

Pakithor dijo...

Lola,

Sí había leído que Fidel se autodiagnostica las enfermendades, lo que no sabía es que fuese capaz de dar lecciones de física nuclear. Tenemos que considerar que esto no es tan grave -sólo habla- como cuando puso a Ernesto "Ché" Guevara a dirigir el Banco Central de Cuba. En aquellos tiempos no había ni Internet, así que las decisiones las tomaba con una moneda.

Enterailla,

Me ha gustado eso de "estamos deseando utilizarla donde sea". Sumada esta frase a la de Sol: "el Cosmopolitan es la Bíblia", sin duda que el cóctel resulta explosivo.

Gracias por las líneas.

lola dijo...

¿sabes de dónde viene lo de colocar al de la boina en el Banco Nacional? dicen que en una reunión del innombrable con sus "ministros" preguntó: "¿hay aquí algún economista?" y el de la boina, que al parecer tenía mal el oído, o tupido vete tú a saber, dicen que muy aseado no era, entendió que si había algún comunista y va el tipo y levanta la mano y dice: "yo" entonces el innombrable le dijo: Serás el presidente del Banco Nacional. Y el tipo se lo tomó muy en serio, nacionalizó la banca y cambió el dinero.
Saludos,

Raquel Gratis total dijo...

que tarde llego, ya no voy a añadir nada mas que los demas han dicho. Nos viene bien una cura de humildad a todos los bloggeros, que pensamos a veces que hablamos desde el púlpito

Lino dijo...

Gracias Pakithor, para mi es un honor poder aportar algo.

Sobre la Wikipedia, cierto es que hay que andarse con cuidado, pero por regla general suele ser bastante útil. El problema es ese «suele», que hace que no sea fiable en el sentido de que sus contenidos no son rigurosos y están expuestos a lo que comentas: vandalismos, modificaciones e imposición de versiones parciales defendidas por un grupo de usuarios con intereses ajenos a la calidad de la enciclopedia.

Aún así es precisamente por este motivo, una buena herramienta para conocer como un concepto es entendido por cada grupo social, como se interpreta cada uno de ellos y que carencias existen.

Cambiando de tema, Pakithor, te tengo enlazado desde hace un tiempo bajo «otras bitácoras», en la mía. Espero que el uso de este vocablo importado a medias del ámbito marítimo, no sea inconveniente para intercambiar enlaces.

Saludos cordiales

Pakithor dijo...

Raquel,

En mi caso concreto lo de "hablar desde el púlpito" no es una pose en el blog, yo soy así de pesadito.

Lino,

Yo wikipedia no lo sigo mucho porque me he llevado algunas desilusiones.

Ya te pongo los enlaces. Disculpa la tardanza.

Gracias por comentar.