jueves, 16 de octubre de 2008

La homosexualidad y la elegancia


Quiero empezar manifestando al amable lector que para mi la homosexualidad, tanto femenina como masculina –¡cuán denostada continúa aún la primera!-, es una opción sexual que nace de la libertad de los individuos y que, por tanto, no puede más que ser respetada por aquellos que no la hemos elegido. Dicho lo anterior creo que con estas líneas estoy tocando un tema especialmente sensible, por lo que procuraré, sin caer en lo políticamente correcto, no herir sensibilidades más allá de lo habitual en este blog.

No hace falta decir que el hecho ser gay o lesbiana ha sufrido una serie de vaivenes en cuanto a su aceptación social a lo largo de la Historia. En la Grecia Clásica era lo más normal del mundo. Posteriormente las religiones que hoy perduran, con mayor o menor intensidad, han proscrito la homosexualidad calificándola de agravio hacia las buenas costumbres o, simplemente, como pecado.

En España, quizá debido a la fuerte influencia de la Iglesia Católica durante el régimen franquista, la homosexualidad llegó a ser un delito. Como tantas cosas achacables al período dictatorial, la persecución sufrida por los gais –ahora se escribe así, que lo he visto yo hasta en libros de mucha enjundia- se transmutó, con la denominada “madurez democrática”, en no pocos casos en una suerte de exhibicionismo libérrimo. En otras palabras, lo que antes estaba vedado ahora está hasta bien visto.

Utilizo el término “exhibicionismo” porque así es como podríamos denominar a las actitudes –y vestimentas- de cualquier famoso de medio pelo que decide “salir del armario”. Eufemismo al canto. Ejemplos de esto no faltan, pero quizá el más claro sea el del presentador de televisión Jesús Vázquez. Este señor pasó de ser ídolo de quinceañeras a sex symbol de cuarentones, de las portadas del Superpop a las de Zero, de empalagoso cantante cursi a firmante de manifiestos progresistas.

Convendrán conmigo en que esta transfiguración que provoca en los famosetes el gritar a los cuatro vientos, generalmente catódicos, su opción sexual resulta de una falta de elegancia absoluta. Repasemos algunos de los comportamientos propios de la transición de la normalidad a la homosexualidad declarada.

El primer síntoma que se percibe es una modificación sustancial en el vestuario. Camisetas ajustadas, camisas con estampaditos de lo más chic –demasiado chic, diría yo- e incluso el uso de alguna falda no pueden faltar en el fondo de armario de todo gay con cierta proyección mediática. Todo esto ha venido generando una estética particular bastante celebrada, por cierto, en los ambientes de “últimas tendencias”. Estas tendencias suelen tener su réplica entre las mentes más proclives a adoptar las modas pasajeras, encabezados por los futbolistas profesionales. Desde los pantalones pirata hasta la camisa de manga corta estampada y ajustada, ejemplos sobran.

Por descontado que, en la primera oportunidad que se presenta, el recién ex morador del ropero debe mostrar en directo su torso, su trasero o, directamente, un desnudo integral, habitualmente con strip-tease incluido. Como aquel que regaló Boris Izaguirre a su enloquecida audiencia en el dichosamente desaparecido espacio Crónicas Marcianas.

El siguiente síntoma que se prodiga es hablar continuamente de la preferencia sexual del interfecto. El ejemplo más significativo de esto es el moranco Jorge Cadaval, que desde que decidió –más bien a este lo forzaron a hacerlo- abandonar el guardarropa, en los programas en los que interviene es el tema estrella. Les recomiendo ver, el que tenga paciencia y ganas, Mira quién baila.

En definitiva, como decía al principio hemos pasado de la prohibición a la exhibición. Dicho de otra forma más gráfica, del macho ibérico carpetovetónico, representado por el landismo –de las películas protagonizadas por Alfredo Landa- al afeminado zerolismo de corte progresista.

Yo tengo amigos y conocidos homosexuales. A un lado y otro del Atlántico. Pero no voy a caer en el tópico de decir “son todos muy buenas personas”, porque hay de todo, como en botica. Lo que sí puedo decir es que ninguno de ellos tiene esa exagerada tendencia al exhibicionismo que nos venden por televisión los maricas oficiales. Algunos de ellos son caballeros muy elegantes que no van haciendo de su orientación sexual su modus vivendi, lo cual pareciera que es lo lógico de acuerdo con los tiempos que corren.

26 comentarios:

Edward Amado, squire dijo...

Muy locuaz descripción del mariconeo televisivo!! jejeje En esta ocasión estoy por completo de acuerdo con vd.; yo también tengo amigos y conocidos homosexuales y son gente que no busca destacar por serlo, simplemente lo son y sin más importancia. Creo que es realmente lo normal, el resto son 4 iluminados, que les pagan por hacerlo... Pues, por suerte o por desgracia, eso vende.

Eris dijo...

Hola Pakikthor....Muy acertado tu analisis. Yo, como todos imagino, tengo amigos gays, creo que en las dos direcciones, unos confirmados y otros sospechados y nunguno hace alarde de ello. Son lo que son, sin más, no necesitan un luminoso en la cabeza, es mas rehuyen todo este tipo de publicidad gratuita o lo que sea que estamos viviendo...es cansino que J.Vazquez hable todo el rato de "su marido", que Boris enseñara los calzoncillos cuando tenia la oportunidad y que de repente Jorge Cadaval, haga esos alardes en el Mira quien Baila ( lo he visto!!!aunque solo por la Obregon!!).
Lo dicho, mas razon que un santo, tienes.

Saludos

Yose dijo...

Una descripcion perfecta de los "exmoradores de armarios".
Si yo fuese homosexual o decidiese cambiarme de acera(cosa harto improbable,en todo caso me quedaría en medio de la calzada)me daría bastante verguencita el uso-abuso,que se hace de esta condición sexual en los medios.Desconozco si por contrato les obligan a hablar del tema,porque ahora lo que mola es ser gai.
Y me hago una pregunta...El mundo gai es machista?...porque ser lesbiana no está de moda?A bote pronto pienso en Ellen Degeneres como ejemplo de gai-mujer,pero no se me ocurren muchas más.

Sölrac II dijo...

La normalización de los gays se ha producido muy rápidamente en España en los últimos años, lo que me parece bien pues todos tenemos derecho a nuestro hueco bajo el sol. Tal vez, hace tiempo, dar la nota era una primera condición para obtener visibilidad hacia su condición y sus revindicaciones. Me acuerdo que "pon un gay en tu programa" parecía la consigna en esos rancios programas de media mañana o media tarde dedicados principalmente al marujeo...

Ahora la cosa ha mejorado enormemente para este colectivo, para este grupo de presión/interés, tanto que ya parece fuera de lugar ir alardeando de "ser gay", ir vestido "tipo gay" y/o comportarse como una "loca".

Este abuso de la condición sexual solo lleva al esperpento, al ridiculo y a quedar fuera de lugar (que es todo lo contrario a lo que un colectivo que busca su normalización en la sociedad).

Por tanto, Pakhitor, estoy absolutamente de acuerdo con las tesis que esgrimes. Por otro lado, como bien apunta la elegante y estilizada Yose, las lesbianas son en este momento un colectivo con poca normalización/aceptación y creo que por ello el slogan del último Gay Parade de Madrid era "por la visibilidad lésbica" o algo así...

Saludos,
Carlos

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

Me encanta como lo describes y como lo dices claro, tal cual. Por que ahora si dices cualquier cosa ya eres homofobico... te felicito por ser fiel a tus convicciones y señalar puntualmente (como siempre lo haces) a todo aquello que desde tu punto de vista es falta de elegancia.... Gracias por tu sinceridad..... y yo pienso que esto es un proceso, ya despues se ira normalizando.... En mi pais seguimos en la homofobia, por eso yo siempre ando defendiendo a los gays y en la lucha por la tolerancia y el respeto...
Besos...

FranFel dijo...

Hola,

Desde ti Paco, que has tratado el tema como se debe; hasta Alejandrina, que habla de respeto. Absolutamente de acuerdo con todos ustedes. Con el tiempo la sociedad y los mismos gays iremos evolucionando todos hasta hacer de esto una opción tan valida y común como casarse o vivir juntos. Es cuestión de darle tiempo al tiempo.

Aunque hay gays que me divierten mucho, como Boris cuando dice (mi mariiido y yoooo) jajajajaja, es me me parte el tio; por cierto me estoy leyendo en estos momentos un libro suyo. Segundo lugar en premio planeta 2007, no escribe tan mal el tio.

Buena reflexión, que los gays dejen de comportarse como loquitas, eso no es elegante.

Besos Pakithor, y felicidades. Por?

Es que cada día te siento mas feliz.....seran cosas mias?

lola dijo...

En Cuba hubo una época en que a los gays los metían en campos de concentración, las tristemente famosas UMAP, y eran sometidos a todo tipo de vejaciones, últimamente hay un cierto aperturismo, dicen que porque el hermano del innombrable es gay de toda la vida, y su hija sicóloga lleva el estandarte por la igualdad y tolerancia hacia los homosexuales, claro que para la tal igualdad y tolerancia el gay en cuestión debe de ser afecto al régimen, sino mal andamos.
Por otro lado, a mi me da lo mismo lo que cada cual hace de su vida, lo único que aborrezco es a los pederastas y demás especímenes; pero sinceramente me molestan mucho las plumas, vamos que personajes como Boris están bien para un rato de risa, pero ir toda la vida haciendo el numérito me parece cansino.
Y nuestro alcalde, salió hace un tiempo del armario, aunque a ése siempre se le supuso, pero por suerte no he visto un cambio radical en él, sinceramente no me lo imagino subido en una carroza el día del orgullo gay. Dejemos eso para los personajes bullangueros.
Un saludo,

FranFel dijo...

Total y absolutamente de acuerdo con Lola, el abuso a menores es una de las aberraciones mas....bueno no. Es la aberración mas dañina que una mente desviada pueda parir.

A mi lo de Boris me da gracias porque lo veo con sus moneerias una vez cada tres años, acá en Venezuela esas cosas no se permiten, la homosexualidad está totalmente vetada. Ahora en España ya deben estar hartos de toda esa ridiculez que aburre, pero lejos de sentirse mal podeis pensar que al contrario que aca en España las sociedades evolucionan.
Lo que está jodido es que todos los gays que sueltan plumas en Venezuela se enteren y se les convierta el país en una carroza de carnavales hasta el día en que se acostumbren que no hay que hacer tanto show, total, ser gay es la preferencia sexual y no andar alborotando todo a diestra y siniestra.

Pakithor dijo...

Edward,

Me alegro de que coincidamos.

Eris,

Gracias por tus palabras. Quizá Boris sea uno de los precursores de la cosa como primera loca catódica.

Yose,

Yo tampoco conozco el motivo por el que las lesbianas tienen más reparos a la hora de reconocer su homosexualidad. Se conoce que el estabilishment gay no les da aún suficiente espacio. Aunque como dice Carlos este año el Día del Orgullo Gay contaba con una pancarta que decía algo así como "Soy lesbiana. Soy visible", pero detrás de esa no iba Zerolo y lo que se hacen la foto oficial.

Alejandrina y Fran,

En efecto aquí en Latinoamérica, desafortunadamente, la homofobia es todavía muy fuerte, incluso en los países de corte bolivariano. Aquí en Costa Rica se quiere aprobar una ley para permitir las uniones entre gais -nada de matrimonio- y existe un grupo organizado contrario a que la ley pase o incluso que se haga un referendo al respecto.

Gracias a todos por comentar.

Pakithor dijo...

Lola,

No me he olvidado de ti, al contrario. Me he quedado de piedra. En Cuba, patria del comunismo, país anti imperialista por excelencia, espejo en el que se miran, de lejos eso sí, los progres del mundo, ¿¿¿¿la homosexualidad está proscrita????.

Confírmanos porque yo no doy crédito.

lola dijo...

En Cuba se consideraba una enfermedad siquiátrica,eso para los que eran afectos al régimen, a los demás, a la UMAP, que eran Unidades Militares de Ayuda a la Producción, y el inventor de eso fue ese argentino de la boina que tanto admiran por ahí.
Ahora, como te digo, hay cierta apertura, dependiendo de si eres afecto o no, quiero decir que se permite lo que dice el Estado, pero que nadie vaya a hacer por su cuenta una manifestación de apoyo a los gays porque no te lo permiten. Además han visto la gallina de los huevos de oro, y se van a permtir operaciones de cambio de sexo, naturalmente a cambio de unos cuantos miles de dólares.
Se dice, que cuando van famosos allá, los de la seguridad del estado los siguen y los graban si están en situaciones, digamos comprometidas, de ahí tantas loas a un régimen que no hay por dónde agarrarlo. Puede que sea una leyenda urbana, pero conociendo la mentalidad del innombrable, un Maquiavelo caribeño, no me extraña nada.
De todos modos, en Cuba, con innombrable y sin él, la gente sigue teniendo una mentalidad poco abierta a los que son distintos, eso es algo que es muy difícil de cambiar.
Un saludo, Paco, y buen fin de semana.

Sol dijo...

Vaya vaya con el camarada Fidel!
paco, la cosa para los gays se normalizará del todo cuando alguien no sea fichado por su condición abiertamente gay.Que una persona que tiene un puesto (juez marlasca por ejemplo) diga en un momento dado, soy gay o no le importe que se sepa que lo es esta bien.Lo que me parece mal es que uno sea una loquita exhibicionista y se le fiche por eso (ZErolo) en la noche electoral fué de verguenza cuando dijo eso de que Zp "me pone como mi marido"...fuera de lugar.

Raquel dijo...

La homosexualidad está proscrita en Cuba y tb en los paises árabes. Pero nadie dice nada. De todos modos, tb critico a la gente que decía con desprecio "maricón"hace no tantos años (gente de derechas e izquierdas, aqui no se salva nadie) ya ahora se callan porque es "politicamente incorrecto".

Y si, yo tb tengo amigos gays (ninguna lesbiana, no sé porqué, la verdad) y para mi son fantásticos, adorables, y la pluma la sacan cuando quieren y les da la gana,pero no en la tele, que ya cansa.

Beatriz dijo...

Creo que Pakithor lo ha descrito perfectamente y que todos estaremos de acuerdo en que las demostraciones públicas exageradas vengan de la condición sexual que vengan, serán siempre contrarias al buen gusto.

Dicho esto, y leyendo vuestras opiniones y comentarios respecto a vuestros amigos, he hecho un repaso de los mios y ciertamente si encuentro ese gusto por el exhibicionismo entre mis amigos gays pero curiosamente no lo encuentro entre mis amigas lesbianas. Es curioso.

Dorn dijo...

el exhibicionismo, el protagonismo y la ridiculez no distingue géneros, hay heteros que también son muy "llamativos" y pintorescos en su vestimenta tan solo por llamar la atención, creo es más autoestima que tendencia sexual. Aunque sí tiene que ver.
Saludos!

Pakithor dijo...

Raquel,

Coincido contigo en el que término "maricón" suena despectivo, pero depende de dónde y cómo se diga. De hecho los gais se dicen "maricón" entre ellos con la mayor naturalidad y de forma incluso cariñosa. Aquí en América Latina existen un millón de formas de denominar a los homosexuales y, generalmente, son más despectivas: hueco (Guatemala), pisado (varios países), playo (Costa Rica)... En definitiva, yo creo que el que se ofende es porque quiere.

Dorn,

En efecto, hay heterosexuales que usan ropa llamativa, de hecho yo me atrevería a incluirme en ese segmento. Creo que el tema va mucho más allá de la vestimenta.

Sol y Bea,

De nuevo consenso.

Carlos,

Se me olvidó decirte que ahora no hay serie de TV que se precie que no tenga un personaje homosexual en el guión.

Gracias a todos.

OC dijo...

Muy buenas tardes!

A mí no me parece bien esa exibición de la sexualidad de algunos...pero al igual que no me parece bien el señor que presume de macho, o la señora que presume de moral distraida (por eso sólo he visto en mi vida 15 minutos de sexo en NY)

Creo que es que aquí somos o calvos o siete pelucas, que "esta de moda" plumear y tener chopocientos presentadores "gais" pues ala! asustadita estoy, no puedes encender el tv sin encontrarte a alguno (confeso o no)

Y yo solo he tenido un amigo gay (que yo sepa claro) alguna tengo que hace a pelo y a pluma, pero la verdad es que la gente con la que me muevo es hetero (creo),pero conocidos si tengo, y la verdad es que a muchos les falta decir: este brazo pide bolso (por la pluma digo)y les encanta enseñar chicha a la mínima, supongo que habrá de todo.

Eso si, una duda me corroe, si alguna vez M y yo (Dios no lo quiera) no estuviesemos juntos: quedan heteros?

Pakithor dijo...

OC,

Como dicen en Galicia: "Haberlos haylos", o como quiera que se escriba.

Gracias por comentar.

Beatriz dijo...

oc, tu por si acaso, no sueltes a M que el mercado está complicadísimo!

OC dijo...

Pakithor gracias a ti por este blog...

Beatriz fijate si no lo suelto...que o me caso, o me caso, que ya está bien de vivir en pecado.

OC dijo...

Pakithor gracias a ti por este blog...

Beatriz fijate si no lo suelto...que o me caso, o me caso, que ya está bien de vivir en pecado.

Guzmaneando dijo...

Una descripción excelente.
Me confieso hetero y a día de hoy todavía no me averguenzo de ello, al paso que vamos llegará el dia, pero tampoco salgo a la calle con pancartas y en una cabalgata y creo recordar que tampoco tengo un dia que conmmore mi condición de heterosexual.
Cualquier condición sexual me parece respetable, cada uno és libre de comer carne o pescado, lo que no aguanto és que 4 locazas quieran ser los abanderados de esta condición sexual, tengo amigos gais ( no lesbianas ) y ninguno de ellos comulga con esta especie de credo que hace ver que la homosexualidad és sinonimo de exhibicionismo, no todos son así y la mayoria no se siente identificados con ellos, simplemente se ha llegado al exceso, se ha pasado de un extremo a otro y la verdad poco remedio veo a corto plazo.
Saludos

Pakithor dijo...

OC,

Gracias por el cumplido.

Ana,

Creo que la coincidencia es grande.

Ampliando un poco el tema, ayer un amigo me comentaba que, en algunos casos, cuando hay confianza algunos homosexuales comienzan a hablar de su vida sexual, pensando que al resto de los presentes, gais o no, le interesa. A mi eso sólo me ha sucedido en un caso concreto y creo que puede suceder sea cual sea la inclinación sexual del individuo. Me gustaría oír otras opiniones.
Gracias por pasar por aquí y dejar tu huella

lola dijo...

Estaba recién casada cuando coincidimos unos cuantos conocidos en una reunión, de repente, una que también llevaba poco tiempo de casada, comenzó a comentarme con pelos y señales toda su vida sexual, yo estaba incomódisima y no sabía que hacer, trataba de cambiar de conversación y ella erre que erre, al final de su perorata, me suelta ¿y tú? -lo siento, le dije, no acostumbro a hablar de mis intimidades.
No ha vuelto a dirigirme la palabra, ni falta que me hace. No se por qué la gente se empeña de hablar de cosas de las que nadie le ha preguntado. Creo que todo tiene un límite.

Beatriz dijo...

Lola, claramente, el límite está donde termina el buen gusto.
¿Pero por que en este caso va a abundar si no lo hace en otras facetas de la vida diaria?

La reacción de tu amiga ante tu discreción, ya lo dice todo.

nacho dijo...

Creo que igual que en el aspecto sexual pasa en muchos de la vida actual. Hemos pasado de la "falta de libertad" al libertinaje,cuando el estado ideal es simplemente la libertad.Espero que con el paso del tiempo se normalice todo en,como he dicho ants, todos los aspectos.
Un saludo