lunes, 27 de octubre de 2008

De la crisis financiera y la codicia


Es el tema estrella de las conversaciones. En cualquier cafetería podemos encontrar una pléyade de presuntos economistas impartiendo lecciones sobre los motivos, causas y efectos de la crisis financiera mundial. El sábado me encontré a un conocido que se fue a vivir a México y, después del saludo de rigor, entramos de lleno al tema de la crisis. En la mesa de al lado tres hombres de mediana edad andaban señalando ya a la “codicia de los banqueros” como absoluta responsable de lo que estamos viviendo.

Ahora que ser liberal no está nada de moda y que las ratas huyen del barco para no cargar con la pesada losa de defender ideas en tiempos revueltos, el mensaje que cala es el de culpar a los “codiciosos banqueros” con su “inescrupulosa avaricia” y quedarse tan ancho. Creo que antes de afirmar esto deberíamos analizar breve, una vez más, las causas principales de esta crisis.

En los albores de la década los mercados estaban sufriendo diversas tormentas. Primero fue el estallido de la denominada “burbuja tecnológica” o de las puntocom. Casi a renglón seguido y en plena recuperación se produjeron los atentados del 11 de septiembre de 2001. Para reactivar la economía el entonces sabio entre los sabios, Allan Greenspan –un regulador del mercado, por cierto-, decidió poner los tipos de interés casi al 1 por ciento. Lo cual no tardó en tener diversos efectos.

El primero fue que los bancos se quedaron sin margen de intermediación, es decir, la diferencia entre lo que pagan por el dinero que reciben y el interés al que lo prestan. De ahí que éstos tuviesen que mover su negocio en dos sentidos. Por una parte aumentando su volumen, esto es, generando más préstamos para compensar la bajada en su margen. Por otro lado prestando con más riesgo (conocidos como subprime), esto es, a personas que tienen menos capacidad de devolver los préstamos (los famosos ninja) y cobrándoles un interés más alto.

El segundo movimiento vino impuesto por la normativa internacional de la banca –conocida como Basilea II, otro regulador-, que no permite que los bancos presten más de 12 veces su patrimonio. Así que los bancos en lugar de quedarse con los créditos hipotecarios los hicieron paquetes y los vendieron a fondos de inversión. Es lo que se conoce como titulización. El problema vino cuando estos paquetes contenían tanto créditos sanos como otros subprime, pero eso no lo vieron tan mal las agencias que juzgan la calidad de los activos financieros –o rating-, pero las consecuencias han venido en cuanto los créditos de menor calidad han empezado a resultar impagados.

Después de esta brevísima explicación, bajo mi punto de vista lo único realmente vergonzoso de este tema es el comportamiento de las agencias de rating. Ahora bien, ¿tan “codiciosos” han sido los bancos?, ¿cómo actúa cualquier persona ante un cambio en la situación de su entorno económico como la que vivieron los bancos?.

Imaginemos que yo tengo una tienda de zapatos y vendo principalmente una marca de zapatos de lujo que me genera un importante margen por cada venta. De repente esa marca decide no realizar campañas de publicidad, sino reducir el precio y la calidad de sus zapatos y hacerlos más “populares”. ¿Qué puedo hacer?. ¿Vender la misma marca pero mucho más volumen?. ¿Vender otra marca de zapatos de lujo?. ¿Cerrar la tienda y dedicarme al corte y confección?. Salvo en el último de los casos, está claro que soy un “codicioso capitalista” que sólo pienso en ganar dinero.

Es más imagínense que un día las cámaras captan a Letizia Ortiz –t.c.c. La Leti- entrar en mi tienda y esto me genera una avalancha de clientes. ¿Qué haría el amable lector?. ¿Vender la cantidad habitual de zapatos y cuando ya no me queden más cerrar y esperar a que llegue la siguiente temporada o solicitar un pedido extra a mi proveedor?. Seguramente, todos estos que no dejan de hablar de la “codicia” de los bancos optarían por lo primero.

La codicia desde el punto de vista económico es consustancial al ser humano. Nuestra sociedad, absolutamente orientada al consumo, la ostentación y a la acumulación de objetos y experiencias, nos hace ser así, pero en este caso sólo vemos la paja en el ojo ajeno.

¿Acaso los “comprometidos” músicos, actores y directores que pueblan las filas de la progresía mundial dejan de grabar discos, dar conciertos, filmar películas, vender merchandising –con perdón-, hacer publicidad para marcas o asistir a fiestas cobrando, porque ya tienen millones en sus cuentas corrientes?. ¿Acaso no son “codiciosos” los que continúan vendiendo sus producciones, su imagen y hasta su vida privada, a pesar de ser millonarios?. ¿Acaso no son codiciosos los políticos que dilapidan el presupuesto de su país para aumentar su ego o para ser reelegidos a toda costa, esos mismos que andan gritando “El capitalismo ha muerto” o “El Primer Mundo se derrumba como una burbuja (sic)”?.

Creo que Víctor Manuel, el gran cantante que pronto visitará Costa Rica, nos dio la clave hace unos años en un chat con los lectores de El Mundo: “Soy comunista, no imbécil”. Pues eso.

14 comentarios:

Sol dijo...

Si, todos queremos más, si practicamente nos metian el dinero en el bolsillo nos permitía soñar con tener una 2 vivienda, otro coche mejor hacer viajes etc....
Ahora se culpa a los bancos inyectamos dinero a los bancos con el dinero de todos para que estos mismos bancos puedan seguir prestandonos dinero otra vez..Es el ciclo de la vida, se acabó el "hakuna matata"o ¿qué?

Si, ahora la gente no sólo sabe de medicina, futbol etc...son expertos en ingeniería financiera.

Pakithor dijo...

En efecto, Sol, los ambiciosos eran los bancos, nunca los abnegados prestatarios que nos comprábamos cada día más y más cosas con el dinero que no teníamos. Los codiciosos eran los bancos que prestaban más y más dinero para que nosotros invirtiésemos en promociones inmobiliarias "sobre plano" para luego darles el pase.

Eso sí, ellos generaron la burbuja y ellos son los que la desinflan -que las burbujas no se derrumban, señora de Kichner-. Ahora que aguanten el chaparrón como lo aguantamos el común de los mortales. De eso hablaremos más tarde.

Gracias por tu aportación Sol.

Edward Amado, squire dijo...

Lo gracioso es que toda la gente que habla de que "qué codiciosos son los banqueros" es porque lo han oido/leido en alguna parte. Y vale que esa pudiese ser la reflexión del ciudadano medio; pero no, es la reflexión de muchos politicastros y periodistas. Y, así piensa la mayoría, "si lo dicen en la televisión, por algo será". Triste mundo este...

A mayores, y como ya recalqué hace unos días, el que sufre también fuertes ataques es el libremercado, que nada pinta en esta crisis porque nuestro sistema no es librecambista.

Gracias por una buena reflexión.

Pakithor dijo...

Mi estimado Edward,

No salgo de mi asombro viendo a tanto periodista opinando sobre la crisis como si fuesen expertos financieros. Ni que decir de los políticos, a los cuales, además, se les exige que se mojen.

Gracias a ti por pasar por este rincón.

Sölrac II dijo...

Codicia, opacidad, malas prácticas... parece necesario la instauración de una nueva gobernanza empresarial con mejores y más estrictas normas de transpariencia y buen gobierno, Parecía que la RSE (o RSC) servía a las empresas para lavar su cara hacia el exterior pero obviamente esto no es suficiente ante la avaricia de algunos empresarios.

Pakithor dijo...

Estimado Carlos,

Yo no creo que debamos culpar a la "avaricia de algunos empresarios" de lo que está sucediendo. El sistema capitalista combinado con la sociedad consumista nos dirige indefectiblemente a buscar más.

Como digo en artículo, ¿cuáles son los empresarios no-avariciosos?. ¿Y los ciudadanos no-avariciosos?.

Saludos.

Wannabe A dijo...

a ver si ahora lo hago bien:
estoy un poco atocinado (bonita expresion española que significa no hacer las cosas bien)

http://es.youtube.com/watch?v=pFmYIFk5i1Q

si no funciona, entras en youtube y buscas crisis subprime, last laughs, subtitulos español

un saludo

Pablo Rodríguez y Giménez de Tesada dijo...

Platon decía que vivir con riquezas y sabiduria para apreciarlas es la clave para pasar una buena vejez... pero que los que envejecían sin riqueza, aunque tubiesen sabiduría, no tenian mucho a que aspirar en su senectud.
¿porque esa hipocresía ante el capitalismo "nocivo" si todos queremos lo mismo, que es enriquecernos para vivir bien?
La socidedad necesita mirarse ante el espejo de su vanidad para poder opinar...y culturizarse ademas para poder hacerlo con criterio.
por eso se oye tanta tonería.
¡Excelente, amigo Pakhitor!

Pakithor dijo...

Gracias Wannabe, a ver si tengo un hueco para verlo, el video no es corto...

Pablo, difícilmente nadie se va a mirar a ver si la paja del ojo ajeno es viga en el propio. Eso tampoco es consustancial con el ser humano.

Gracias por dejar unas palabras.

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

Hola, escribi algo y estas un poco involucrado jajaja
pasate para que lo veas...
Saludos...

ciudadano libre dijo...

mas en la misma linea aqui:

http://dosmildoce.wordpress.com/2008/11/02/%C2%BF-es-posible-la-igualdad-ii/

Hola! dijo...

Me ha encantado encontrar este rinconcito, tan realista. No puedo estar más de acuerdo con tus palabras, la hipocresía domina esta sociedad, somos en general seres hipócritas. La culpa esta en todos nosotros, por estos lares la gente se quejaba por que las viviendas subían desmesuradamente, pero el mismo que se quejaba ponía al día siguiente su vivienda cuadriplicando (si podía) su valor inicial, pero no era su culpa,¡nunca! Era, es y será de los dirigentes, o de los constructores, de los banqueros....En fin no hay peor ciego que el que no quiere ver. Y en general son los mismos a los que se les llena la boca de palabras como "solidaridad", y que contratan a un emigrante sin papeles para que les salga más barato, y les tratan con absoluto despotismo.
Y ahora claro son lo típicos que culpabilizan a la banca y a los empresarios, y a Rita la cantaora, de todas sus desgracias. Me recuerdan al timo de la estampita, no sé si lo conoces, y me pregunto quien es más timador de los dos, el que engaña enseñando un sobre con aparentemente mucho dinero pero que en realidad, solo tiene un billete y el resto es papel, haciéndose pasar por tonto? o, el que quiere aprovecharse del pobre tonto con dos billetes a cambio de ese codiciado sobre lleno de dinero?
Ni hablar ya de famosos y famosillos:"Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago"
Puag!!!!Estoy tan empachada de todo esto, que encontrar en la red a alguien que habla claro como lo haces tu, ha sido un soplo de aire fresco, sinceramente me ha gustado mucho.
Enhorabuena, seguiré asomándome a tu blog. Con tu permiso claro!!
Un saludo:)

objetodedeseo dijo...

Estoy tan liada con el mercadillo que ya hace tiempo que no puedo visitar a los amigos.
Con el tema de la crisis, sería aplicable el refrán de " Entre todos la pincharon, y ella sola (la burbuja) explotó".

Besos, Jordana.

Pakithor dijo...

Alejandrina, gracias. Ya te visité.

Ciudadano libre, gracias por el enlace. Creo que este debate empieza a cansar, pero lo importante es mirar más allá como haces tú en tu artículo.

Hola!, gracias por tus palabras, bienvenida. Eso del timo de la estampita me ha parecido bastante acertado. Una metáfora de lo que somos. Encantado de tenerte por aquí.

Gracias a todos.

P.D. Si alguien piensa que yo estoy defendiendo a los bancos, ¡tranquilos!, despejaré sospechas en unos días.