sábado, 18 de abril de 2009

¿Y los paraísos sociales?


Me ha provocado auténtico estupor la constatación de que la única medida real y efectiva tomada en el seno del denominado G20, haya sido la de publicar una lista de países denominados “paraísos fiscales”. Una lista negra de estados soberanos a los que se amenaza con sanciones si no se pliegan a los deseos informativos de los grandes países del planeta.

Paradojas. Mayor perplejidad me ha producido ver que Costa Rica se encuentra en esa lista. Resulta paradójico que Reino Unido, Francia u Holanda puedan poner marchamos de opacidad a terceros cuando ellos son los que inventaron este tipo de refugios. Véase la pléyade de islas caribeñas aún bajo su control que resultan ser verdaderos paraísos, no solo por sus playas de arena blanca, sino por lo liviano del control financiero y fiscal de ella. Sin ir más lejos, no son pocos los ciudadanos costarricenses que acuden a dichas islas, no para dorar su piel bajo el sol, sino para depositar en ellas sus ahorros o el fruto de transacciones comerciales. Paradojas del mundo contemporáneo.

Tampoco Obama puede sacar pecho al respecto, dado que el estado de Delaware es, de facto, un auténtico paraíso fiscal en el que se puede crear una sociedad en treinta minutos y con acciones al portador. Tampoco hace falta ser estadounidense, ni tan siquiera residente para tal trámite. Desconoce- mos por qué este estado norteamericano no se encuentra en la lista negra.

Lo anterior ya resulta suficientemente esclarecedor del doble –y equivocado– rasero que han aplicado en el G20 para tomar la decisión y poner nombres a países que ni tan siquiera pueden defenderse, dado que no se encuentran representando en tan mediático foro. Sin embargo, lo más dramático es comprobar lo interesados que están los países más desarrollados del mundo en erradicar los paraísos fiscales –los ajenos, claro está– con tal de aumentar la recaudación de sus maltrechas arcas públicas, pero lo poco que les importan los verdaderos paraísos del siglo XXI: los paraísos sociales.

Costa Rica, por poner el ejemplo más cercano, es un país reconocido internacionalmente, para lo bueno y para lo malo, por su sistema de seguridad social. Lo cual interesa bastante poco, dado que de lo que se trata es de perseguir cualquier atisbo de evasión impositiva, no de evitar la invasión de productos fabricados en países que institucionalmente deploran la protección social de los trabajadores. Esto último dista mucho de ser lo que ocurre en Costa Rica.

‘Dumping’ social. Todo esto tiene su lógica si consideramos que uno de los países más destacados del G20 es el mayor paraíso social del mundo. Me refiero a China, en donde es el propio Estado el que patrocina la ausencia de garantías sociales con tal de inundar el mundo entero con sus productos. Gracias a esta política de dumping social masivo es como China se ha convertido en un país imbatible en lo que a fabricación a bajo coste se refiere.

Por poner un ejemplo claro y rotundo, China se ha comido al sector textil mundial, desde el que producía en países desarrollados, hasta el que existía –queda algo, pero desaparecerá– en países en vías de desarrollo como Honduras, Vietnam o Marruecos. No se puede competir contra un coloso que tiene la firme decisión de acabar con cualquier competidor y al que, cultural e institucionalmente, le importan poco los derechos de sus ciudadanos.

Para colmo este paraíso social tiene carta de naturaleza como país respetado entre los grandes del planeta. Con este panorama creo que no debería extrañarme tanto por las resoluciones del G20. ¡Muerte a los paraísos fiscales! ¡Larga vida a los paraísos sociales!.

Publicado en La Nación de Costa Rica el 17 de abril de 2009.

4 comentarios:

jose_airam dijo...

En fin, lo de siempre. Barremos para casa y no nos importa perjudicar a otros países.

Yo la verdad es que cada vez hago menos caso a estas cumbres inter-naciones, y menos ahora, en el que el egoísmo patrio es lo que domina.

Un saludo!

Eva dijo...

Si, un paraíso social capitalista! los chinos es que son muy originales.

Pero se atreve alguien a fabricar algo sin su ayuda? Si es que son listos-relistos.

Saludos.

Bere Casillas dijo...

Estimado PakithorComo perjudicado que me siento, tengo derecho a usar el pataleo, que es el unico derecho que nadie me va a robar.
Hace mas de 20 años junto con mi familia, entre en el sector de la Moda en España. Sastreria Industrial perfecta, encontrar empresas buscando talleres para coser a miles, peleandose por nuestros servicios a cientos, todavia recuerdo aquel año 88, coincidiendo con el nacimiento de mi Primera hija, que fabricamos 12.900 trajes de hombre en un solo año.
Nada queda de eso ni en España, ni en Granada, ni................
Todo es evolución, parecia que el norte se hundiria cuando la industria del Carbon dejo de ser rentable y se buscaron nuevas fuentes de energia. Pero de una evolución Natural a lo Autoimpuesto por meros intereses comerciales o financieros.......................
Desde España Un Saludo Sincero.

Pakithor dijo...

Hola Chema,

Me alegra verte por aquí de nuevo. Está claro que cada uno barre para casa, pero no que hay que ver es que al pasar el cepillo a uno no lo agarren por tonto y le metan la basura dentro.

Eva,

Ya ni los países del Este son "dignos" de usarse para la fabricación.

Bere,

¡Qué alegría, un paisano por aquí!.

Lo curioso de lo que cuentas es que ni el carbón, ni la agricultura, ni la ganadería, ni el acero, son ya negocios rentables en España pero siguen subvencionados a todo meter, ¿por qué no te subvencionaron a ti para que siguieras produciendo aunque no seas competitivo?.

Gracias a todos por comentar.