lunes, 14 de julio de 2008

Comienzan las vacaciones. Consejos (?) de elegancia.


Dado el clamor popular de los comentaristas habituales de este blog, me veo en la obligación moral de invertir el tono de mis artículos y voy a intentar escribir de forma positiva, esto es, decir cómo se debe actuar para no caer en la falta de elegancia. Para ello el tema elegido es el de los días de asueto que comienzan o han comenzado muchos de los ciudadanos del hemisferio norte.

La canícula obliga al personal a buscar latitudes menos cálidas o, aunque sean igualmente calurosas, al menos se encuentren bendecidas con la cercanía del mar. De ahí que se opte por la ropa más liviana. Hemos de considerar dos aspectos en cuanto a la indumentaria turístico-veraniega. En primer lugar los desplazamientos. Como ya se ha dicho aquí un aeropuerto no es una playa, por tanto es importante mantener un mínimo de decoro.

Mi recomendación a este respecto es utilizar ropa cómoda –los vuelos a veces son muy largos- pero sin violencia. Para los caballeros pantalón casual, valen los vaqueros y camisa, siempre de manga larga, por supuesto, o polo. Ni que decir tiene que las chanclas son para la playa, nunca para el avión. Las damas tienen mayor libertad y pueden usar chanclas, pero ni pantalones cortos excesivamente agresivos ni muchísimo menos traje de baño. Para el viaje de vuelta aplican las mismas normas.

Dicho lo anterior engarzo con la falta de conciencia que el turista generalmente tiene acerca de los lugares que visita. Ser turista no lo habilita a uno para ir vestido como un espantapájaros todo el día. Menos aún si acudimos a lugares como museos, edificios históricos y religiosos o restaurantes formales, que requieren una vestimenta adecuada. Resulta lamentable ver a mucha gente con vestidos en plan playero en alguno de estos lugares. Esta norma no aplica para los ciudadanos de los EE UU, su seña de identidad es esa: ir vestidos como verdaderos patanes.

La segunda recomendación es para los que viajen al extranjero. Cuando uno sale de su país, en mi modesta opinión, no lo hace únicamente para “cambiar de aires”, sino para conocer una cultura diferente. Por eso es fundamental huir a toda costa del turismo grupal improvisado. A lo que me refiero es a la costumbre, básicamente española, de juntarse con otros compatriotas a los que se conoce en el avión y pasar el resto del viaje con ellos. Para eso están los viajes en grupo, tan denostados como faltos de pretensiones. Aquí es cuando tengo que recordar a mi amigo Luis, el cual se dedica a ganarse la vida gracias a “los turistas que se creen viajeros”. Grandes verdades.

En cuanto a esta particular manía de los españoles, yo siempre me acuerdo de un viaje que hice a un archipiélago en el Océano Indico. Tres parejas de paisanos se hicieron de lo más amigos y pasaban juntos todo el día. Al final acababan hablando de Gran Hermano –que acababa de estrenar ese año- y del resto de “grandes” temas de los que se puede hablar perfectamente en un café de cualquier ciudad española. Para ese viaje no hacen falta alforjas, me parece a mi.

Como este asunto de los consejos no me sale de adentro, sino que me siento muy forzado. Este artículo se queda en un post y pido disculpas por adelantado.

9 comentarios:

Palbo dijo...

-¿Por qué viajó el primer blogger de wordpress a blogpost?

-Mirá el logo de google.

lola dijo...

Hola Paco, siento disentir contigo, los americanos (del norte) no son los únicos que visten como espantapájaros, no has visto los turistas que nos visitan del norte de Europa, y de las Islas Británicas.
¿es exageración tuya, o de verdad has visto alguna señora en bañador en el avión?
Un saludo,

Carlos dijo...

Para vuelos intercontinentales es altamente recomendables un calzado comolas chanclas. ¿Razones? Primera: te ahorras mucho tiempo y esfuerzos en los controles policiales. Segunda: Evitas molestias, dolores e inflamación en los pies. O eso o vuelas en preferente, donde te dan unas zapatillas a tal efecto (al menos, en Air France). Pero no todo el mundo puede viajar en clase VIP, ejecutivo o como diantres la quieran llamar... Así lo lamento, pero para viajar en avión, mejor prescindir de reglas de etiqueta o cánones de elegancia. Debe primar lo práctico.

Pakithor dijo...

Pablo me agarras fuera de juego. Yo ando investigando con Wordpress.

Lola sobre los británicos creo que no distan mucho de cómo vestimos nosotros cuando visitamos destinos "exóticos". La falta de elegancia es un movimiento mundial. La verdadera globalización. El bikini en el avión no es una exageración. Lo he visto con mis propios ojos. Eso sí, debajo de alguna camiseta de tirantes.

Carlos aunque pudiera coincidir contigo en la supuesta comodidad de las chanclas en los aviones, lo cual es una experiencia que choca mucho con el aire acondicionado de las aeronaves, siempre tendríamos que hacer referencia a La comodidad y la elegancia.

Gracias por comentar.

Beatriz dijo...

Pakithor, no bajes el nivel, por favor...

Pakithor dijo...

Beatriz, en cierta medida lo que pretendía era mostrar lo fácil que es "bajar el nivel" y escribir "en positivo", aunque no me salga con naturalidad.

Gracias por la advertencia, estaba amortizada.

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

Pakithor:
A mi me gusta... no me parece que "bajes el nivel" pero si se te lee un poco forzado, yo creo que es tu forma de ser. Siempre aprendo contigo cuando criticas y cuando das consejos... es lo mismo, haz lo que te sienta mejor...
Besos

Fallitas dijo...

Hola Paco!
En la parte del turismo grupal improvisado, me parece que estuvieras discribiendo a un grupo de ticos que se encuentran y conocen en una ciudad X en cualquier parte del mundo.
Gente que bajo circunstancias normales no va a perder el tiempo hablándole al vecino, pero si se encuentran un paisano fuera de su tierra es como si fueran hermanos.
Ayer justamete me tocó escuchar de una "tribu" de ticos que se encontraron en Chicago.
Arrasaron con un puesto de muestras gratis de bocadillos, hicieron una escena durante la entonación del himno nacional de ese país durante la celebración de la independencia con un embarazoso ataque de risa, y otras cosas más.

Me da pena ajena...

TicoExpat dijo...

Compas,

No es seguro viajar en chanclas, si el avion se despapaya, no podran salir huyendo. Lo mismo tacones y zapatos de amarrar; por cualquier emergencia es mejor que no.

Y si, uno para viajar, tiene que abrir la mente. Creo que la culpa la tiene la facilidad para cambiar de lugar en un santiamen, que no exige preparacion previa interna, solo hacer maletas.

No se puede viajar al otro lado del espejo sin dejarse cambiar.