domingo, 13 de enero de 2008

Los logotipos y la elegancia


Aunque ya se ha aquí hablado de la relación de las marcas con la elegancia, creo que hemos de profundizar un poco más y desgranar el papel que juegan esos símbolos externos que nos rodean por todas partes y que vienen a dar cuerpo a las marcas: los logotipos. Porque hoy el mundo no se entiende sin ellos. Los logotipos son esas señales que otrora tuvieron –y siguen teniendo- utilidades tan variopintas como reconocer al propietario del ganado o saber a qué tribu pertenecía un individuo. Empero, hoy se han transformado en una especie de símbolos de estatus social, de pertenencia a un grupo o manifestaciones físicas de corte ideológico.

Los logotipos –o logos, como se les conoce en los ambientes más cool- no son únicamente los distintivos de las marcas comerciales, aunque sea esa su principal definición. Los emplean en diversas religiones, como los protestantes evangélicos que llevan todos un pescadito pegado en el coche. Igualmente los emplean tendencias políticas de diversa índole, como los neonazis su decadente cruz gamada o los anarquistas la letra “A” dentro de un círculo. Incluso hay personas que llevan un retrato de Ernesto Ché Guevara o de Camarón de la Isla a modo de logotipo.

Estos símbolos externos de la modernidad son, principalmente, identificadores sociales. Veamos un claro ejemplo. Mucha gente anda por ahí con el logotipo de Apple pegado en el coche, esa estampilla que viene con cualquier producto que uno compre de la citada marca. Imagino que el que va luciendo por ahí la manzanita es porque cree que el resto de los mortales lo van a reconocer como una persona moderna, innovadora, original, que se sale de la hegemonía tiránica del Windows. Un transgresor, al fin y al cabo.

Como los expertos en marketing lo saben, entonces nos animan a que nos automarquemos con su logotipo y nos meten una pegatina en cada caja o en cada etiqueta. Este es el caso de la marca de ropa El Niño, cuyos usuarios, no conformes con lucir el logotipo en la camiseta, lo ponen en coches, motos, maletas, monederos y cualquier otro artículo susceptible de ser identificado por el público.

Y es que hay muchos que piensan que van a lograr el estatus elegante por la vía del logotipo de tal o cual marca. Algunos fabricantes incluso lo han agrandado hasta límites insospechados. Por mi cumpleaños alguien que se dice mi amigo se atrevió a regalarme un polo de la marca ídem que traía bordado en el pecho a un señor montado en un caballo de un tamaño superlativo. Por un momento pensé que iba a estar firmado por algún jugador de polo famoso o por el mismísimo creador de la marca. ¡Qué iluso!. Pero es que yo creía que sólo se bordan logotipos de ese tamaño para los deportistas a los que les pagan por llevarlo.

Pero en mi reciente viaje a España he visto que estoy desfasado. La gente en general luce más y más logotipos. Más y más grandes. El de una afamada marca de joyas –ahora metida en el mundo de la marroquinería- se ve más que el de la Coca Cola. De hecho tuve ocasión de ver a una señora de mediana edad lucir una camiseta con un tremendo serigrafiado que rezaba “I love Tous”. Si no fuera por la presencia del repetidísimo –e imitadísimo- oso uno podría deducir que es un recuerdo de la localidad valenciana de dicho nombre.

La gente poco elegante muere por exhibir logotipos en público. Es la manera más corta de sentir que se tiene algo de clase. Sólo hay que pagar un poco más por lo mismo. En casa, por el contrario, la marca blanca es la que pega fuerte. Allí, en privado, no tenemos que demostrar nada a los demás. La relación calidad-precio es la que manda. Al poner el pie en la calle entonces es cuando se hace necesario el logotipo, para señalar que se forma parte de la tribu o para mostrar a la parroquia lo bien que nos va en la vida. En la vida de las apariencias, quiero decir.

35 comentarios:

Raquel dijo...

Paco, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, yo escribi algo parecido hace tiempo:

http://raquel-gratistotal.blogspot.com/2007/11/logomana-y-clientela-indeseable.html

NO SOPORTO ESE OSO HORROROSO!!!

Démonée dijo...

El logotipo es también una manera de decir que pertenecemos a un grupo social.
Una chorrada, para mi gusto, pero hay gente que vende a su padre por una marca.

Pakithor dijo...

Pues no, Lu, no se trata de La Martina, sino de Polo, que sacó una línea de camisas con el logotipo de unos 15 centímetros, pero vamos tu anécdota vale su peso en oro. Fíjate que yo le pondría a un hijo mío Louis, supongo que así tendría una vida de éxito garantizado. O no. ;-)

Respecto al top manta, si vieras cómo estaba Puerto Banús de vendedores de imitaciones justo enfrente de las tiendas que vendían los originales.

El blog no lo tengo abandonado -y no es de música-, lo que ocurre es que ese sí que necesita de inspiración de la buena.

Raquel ya había leído ese artículo tuyo, muy bueno, por cierto. Creo que comenté.

Démonée yo conozco a gente que derrocha el futuro de sus hijos a base de camisetas Armani y pantalones de RL. Acabarán pagándolo.

Besos y gracias.

Uma dijo...

Yo creo que ahora etre la gente verdaderamente elegante la tendencia es tener un producto caro pero que no sea reconocible su precio ni su procedencia más que por su diseño y para los iniciados.
CH; TOUS etc..se han vulgarizado mucho, no solo porque esta demasiado masificada y copiada.
Yo sé de una persona que tenia un Bmw de la gama más alta y venia con unas letras que lo identificaban.Pues pidio que se lo quitaran.Eso es elegancia.

Vistiendo a Candela dijo...

Antes de nada decir que odio al osito ese de las narices.
A mi personalmente me parece de lo más cutre ir con los logos marcados por todas las partes de tu cuerpo y además pagar por ello que a mi parecer no es diseño ni nada, así que no entiendo por que pagar más, será por lo que dices del estatus.
También estoy de acuerdo con Uma en que todo este cambiando y la gente empieza a apreciar los marcas desconocidas pero con diseño ya que eso también le otorga un estatus.

Belén dijo...

Prefiero ir sin logotipos, ni el oso ni na...

Yo quiero ser genuina, si seré elegante o no, eso lo digo yo :)

Besos!

Pakithor dijo...

Mi estimada Uma, siento discrepar un poco contigo. La gente "elegante" no es lo mismo que la gente que compra objetos "caros". Hace tiempo escribí la correlación entre el dinero y la elegancia. En lo que coincido es en el abandono del uso de logotipos para alcanzar la elegancia.

Candela, yo pago más por algo mejor, por algo realmente exclusivo. De ahí mi pasión por el bespoke. Perdón, se me escapó la cursilada.

Besos.

lola dijo...

Hola, Paco, no me gustan los logotipos bastante tuve con llevar el monograma del colegio el tiempo que me tocó.
Si compro algo, es porque me guste no porque sea tal o cual marca, y siempre procuro que no lleve logotipo. El oso de Tous lo veo hasta en la sopa, y es sorprendente la cantidad de personas que siempre hay en el stand de los grandes almacenes que hay al lado de mi casa, dan número cómo si se tratara de la pescadería.
No te digo que no sean cosas monas, pero sinceramente yo puedo hacer la mayoría de los modelos y saldría muchísimo más barato, bueno perdona que me haga publicidad, jajaja.
En serio, no se como hay personas que pueden convertirse en anuncios ambulantes ¡si al menos cobraran por eso! pero es que encima son ellos los que pagan cantidades tremendas por hacerle publicidad a las marcas. Y es que hay gente pá tó. Un saludo afectuoso.

lamari dijo...

me parece muy divertido lo de la marca blanca dentro de casa...comer poco para tener pasta en lucir logones... qué horror.

Jordana Turé dijo...

El empacho de logos de estos últimos años es tal, que lo que antes eran "prints" exclusivos a base de logos, ahora acaban resultando empalagosos y vulgares. Aunque más vulgar es la gente que se viste y complementa de arriba a abajo con ellos para intentar aparentar un estatus socio-económico.

Magnífico post. Besos.

Mer dijo...

bueno, me alegro muchísimo que saques el tema del oso de tous. No me gusta

De todas formas, es un símbolo para mucha gente, no se muy bien de qué, pero lo es. Basta ver lo petaos que están los stands de la marca en el corte inglés

disfruta del viaje!

Scummy man dijo...

Estimado Paco, qué placer leer tan genial post.

En cuanto al logo de Apple, debo confesar que lo he visto en una infinidad de aplicaciones distintas...cada una más aberrante que la otra...en fin.

Saludos!

Linus dijo...

Hola, enhorabuena por el post.

Tengo una pequña anécdota con el osito: La primera vez que vi el susodicho, en el pecho de una conocida, pense que era un oso ¡con un enorme par de tetas!!!!

Le pregunte muy sorprendido que adonde iba con eso. Cuando aclaramos la cosa me dijo que tenía un problema ¿será cierto?

Saludos

Pakithor dijo...

Muchas gracias por el apoyo a la propuesta.

Belén, ¡esa es la actitud!.

Lola en mi blog puedes hacerte toda la publicidad que quieras.

Lamari veo que has cogido al vuelo la carga de profundidad.

Jordana empacho es poco. Yo creo que algunos elementos alcanzan la categoría de souvenir.

Mer en algunos mostradores de la marca del oso incluso la cosa va por número, como la pescadería.

Scummy bienvenido de vuelta.

Linus, ¡qué bueno verte por aquí!. Curioso lo del oso "tetón".

A mis amigas fashionistas en general les advierto que estaré atento a sus posibles apologías de algún que otro logotipo.

Besos y abrazos.

lamari dijo...

el logo de tous es la cosa más fea del mundo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Es más por aparentar cara a la galería. Ello demuestra poca personalidad y demasiada bobería.

un abrazo.

Uma dijo...

Me habré expresado mal, la gente elegante puede no llevar nada caro y no llegar a fin de mes.Ser elegante es una mezcla de aspecto y de forma de ser.No tiene que ver con la pasta.

thesil dijo...

Lo malo de los logos es que hacen del bolso, cartera, joya... una pieza fácilmente imitable. A mi me gusta vestir bien, lo tengo que reconocer,por eso mi ropa la intento comprar sin nigún logo aparente pues me sienta bastante mal ir igual que todo el mundo pero habiéndome gastado el triple de dinero. No es que quiera aparentar mejor que nadie, ni mucho menos, es solo que me gusta llevar ropa de buena calidad sin que haga falta que la gente que pase por mi lado sepa qué marca llevo o dejo de llevar.
Espero que no te haya sonado pedante.
Besos

Gonsaulo Magno dijo...

Creo que la exposición de logotipos no es más que un invento de las empresas para ublicitarse, y "crear tendencia".

Igual que las pasarelas de modelos, donde se paga un dineral por exponer sus prendas; y de las que no se saca ningún beneficio.

Puro marketing, pura publicidad. Y nosotros caemos como chinos...

ella lo sabe dijo...

Me alegro de haber descubierto tu blog navegando. Seguiré leyendo el resto de posts con mas tiempo. Qué rabia que la gente se gaste el dinero en tonterias tipo "un colgantito de tous", hay que ser bien tonta. Un saludo

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

Hola, es mi primera vez en tu blog y me parecio muy interesante... en donde yo vivo esta muy de moda el tous, a mi me regalaron unos aretes... lo que estaba muy fuerte era lo de coach.... me llama la atencion que todos los que comentan dicen que es lo peor andarse exhibiendo con los logos gigantes.... (yo tambien lo pienso) pero debo confesar que cuando iba a comprar unos lentes de aumento, no resisti la tentacion y me compre unos de marca coach... no me siento mal, por que me considero alguien muy autentica y sin problemas de ese tipo...

SuPeRBiBLioTeCaRia dijo...

Impresionante clarividencia la de este blog! Gran descubrimiento, me congratulo por haberlo encontrado, y te felicito efusivamente por él!

Reconforta encontrar congéneres como todos ustedes. Créanme si les digo que es harto difícil pasearse por Barcelona sin sentir auténtico repelús, al sentirse una expuesta a tal avasallamiento de logotipos descomunales por doquier.

Me pregunto si será psicosomático, pero el hecho es que mi organismo ha desarrollado una adversión automática a cualquier prenda y/o complemento gravada ostentosamente -o no- con el logotipo identificativo.

Saludos!

Pakithor dijo...

Fernando efectivamente de apariencias se trata, como tantas otras cosas que vengo yo aquí denunciando.

Uma, ¡aclarado queda!.

Thesil no me ha sonado nada pedante. De hecho yo comparto bastante tu forma de ver las cosas. Me quedo con la calidad, con lo que me sienta bien. Las marcas se las dejo a los que las necesitan para sentirse "elegantes".

Gonsaulo, tiempo sin verte por aquí. No desdeñes el poder de los desfiles de moda. Sin ellos las marcas no serían nada. El desfile es un gran anuncio para vender ropa, complementos, perfumes...

Ella lo sabe, la verdad es que hemos de romper una lanza en favor de Tous. La realidad es que han tenido éxito. Personalmente su idea de los colgantes con los niños me parece buena, aunque lo del oso... ya cansa.

Alejandrina, ¡qué placer recibir un comentario desde México!. Es el país de América Latina que más visita este blog, pero nunca comenta nadie. Gracias. No tengas problemas, en el fondo hay que sentirse auténtico, se empleen o no marcas.

Superbibliotecaria, así es, no estás sola. ¡Bienvenida!.

Muchas gracias a todos por los comentarios.

El Jardín de Lulaila dijo...

Paco, por Dios, suelta ese ron, levantate de la hamaca y postea yaaaaaaaaa!!!!!!!
Besos, Lu

Pakithor dijo...

Hola, Lu,

No bebo ron. Me produce dolor de cabeza. ¡Una lástima!. Además ya he vuelto de la playa, ahora toca volcán Poás.

A ver si saco tiempo entre visita y visita.

Beso.

El Jardín de Lulaila dijo...

Bueno, bueno, se te perdonara... siento lo del Ron, una pena, me imagino que por eso y por que acabe yo con las existencias de la zona, ja, ja. Pero tengo un problema, ya estoy empezando a ver al osito de los .... como al pobre colgao anterior, asi que mis retinas necesitan otro post....Por cierto, el volcan Poas no llegué a conocer (un mes no da pa tanto...), pero si el Arenal, no estuvo mal, todo el dia en el agua, me gustó, si, bastante.
Besos, Lu

El Jardín de Lulaila dijo...

En fín....otro despertar con el osito de marras....no digo nada.....menuda forma de comenzar el domingo.....snifff, bueno hace sol, me voy a pasear a mis niñas...Besos, Lu.
(lo siento, pero si no digo nada, reviento)

MARTINICA dijo...

HOla!! Bueno por fin he conocido tu blog y es que hace mucho que veo comentarios tuyos en blogs que normalmente visito y aun no me habia dignado a pasar por aqui. La verdad es que es muy interesante tu reflexion sobre los logos.Yo estoy bastante acostumbrada a ver a muchisima gente con la marca Tous, a mi la verdad es que no me desagrada, no suelo llevar "logos" marcando mi vestuario pero he de decirte que precisamente cosas Tous si que llevo, aunque debo decir a mi favor que son regaladas.Bueno de todas maneras lo de las marcas es algo que siempre ha existido y se seguira existiendo aunque no por ello nadie sea mejor o peor.
Lo dicho Pakithor me alegra haber entrado a tu blog.
Besos

Pakithor dijo...

Hola Martinica, para mi es un placer que hayas visitado mi blog, aunque sea por primera vez. Quizá no me haya explicado bien. Las marcas y los logos existen y existirán, todos los usamos en mayor o menor medida. Es imposible abstraerse a ellos. El problema llega cuando la gente sustituye su propia identidad por la de la marca. Cuando pensamos que un bolso con una C y una H es mejor que uno de esos tan maravillosos que tú creas, simplemente porque el tuyo no da a entender el dinero que su propietario ha gastado en él. Entre otras cosas.

Gracias y un beso.

MARTINICA dijo...

Si Pakithor, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices tal vez yo tampoco me he explicado bien pero si es eso precisamente lo que pienso.

Besoss

Pakithor dijo...

Me alegro de que coincidamos, Martinica. Imagino que tú me comprendes mejor que muchas personas.

Un beso.

Miu dijo...

Acabo de descubrir tu blog. Magnífico post, coincido absolutamente en todo lo que dices. Me gusta mucho Tous, sobre todo las cosas que no traen el oso de las narices :P. Siempre prefiero las cosas de marca que traen el logo en chiquitito, o disimulado, o sólo en la etiqueta interior. ¡No me pagan por hacerles publicidad!
Besos.

Pakithor dijo...

Gracias, Miu. Precisamente eso de que no me pagan por llevar logos aplica perfectamente en el caso del dichoso osito.

Besos.

Ely dijo...

Para mi, ser elegante es mas una cuestion de actitud que de imagen. Hay gente qeu viste Chanel y es muy poco elegante, y gente que va vestida de mercado y con una elegancia innata

Fiara dijo...

Osio los osos horrorosos!!! Han conseguido que su marca me de escalofríos!!! En navidades ví como han puesto número en el stand de un conocido centro comercial como si se tratase de la pescadería. Eso sí, el papel del numerito va con osos. Me alegra sebar que no soy la única a la que le resulta vomitivo gritar que consumes marcas (Véase CH)
Enhorabuena por el blog. Lo he descubierto por casualidad y me gusta mucho!