lunes, 1 de marzo de 2010

Tormenta de ideas


No sé si es por falta de ideas o porque ninguna me da para rellenar los caracteres necesarios para convertir un post en un artículo decente. La cuestión es que prefiero lanzar una serie de mensajes deslavazados y que cada cual saque sus propias conclusiones. ¿Las mías?. Al final, como siempre.

Me cuentan que existe una iniciativa popular para organizar una huelga/manifestación en contra de la estupidez. El gran problema de los organizadores es que saben muy bien a quiénes invitar a tan magno evento. Conmigo que no cuenten. Les recomiendo que creen un evento en feisbuk para reclutar participantes: Vanessa Gómez asistirá al evento "Manifestación en contra de la estupidez en España".

El otro día, hablando sobre programas de televisión, alguien me preguntó: "¿Y tú que sacas en claro después de ver una tertulia política por la tele?". Me quedé fuera de juego, así que contesté con otra pregunta: "¿Y tú viendo El Hormiguero?". Luego me enteré de que la crema de intelectualidad patria son dos formícidos llamados Trancas y Barrancas.

Otro animal figurado que continúa causando furor entre la población es Hello Kitty. Sus colores, como ya se ha dicho aquí, arrasan en la indumentaria de gran parte de la población civil. Incluso entre las citadas hormigas que, curiosamente, también están hechas en tonos malva.

Sumado todo lo anterior creo que lo verdaderamente moderno es ir a una manifestación convocada por medio de una red social, disfrazado de hormiga de color malva. Puede parecer una estupidez, pero en realidad es el pan nuestro de cada día. La elegancia sigue perdida y tampoco se le espera.

5 comentarios:

nacho dijo...

No quiero ser moderno.
Un saludo.

XAVS dijo...

jaja....las hormigas de Hello Kitty? jajaja

Marga F. Rosende dijo...

Habia hace poco un concurso de la marca Diesel que premiaba al video donde se hiciera más el estupido o algo asi. y tenian todo un ideario de que ser estúpido es guay.
Saludos

Falete dijo...

Antes... había programas curiosos en televisión, y requerían un esfuerzo de inteligencia. Por ejemplo, José Luis Coll. Ayer estuve viendo el documental emitido en 2006 ''50 años de TVE'', y de 1950 a 1980 se da una época de oro en lo humorístico que hoy sería impensable ver. Claro que antes la tele se veía en familia. Saludos.

Discrepador dijo...

Eso que afirmas, ha sido válido hasta ahora. Pero va a empeorar… La próxima generación (que está resultando ser ni-ni) alcanzará seguramente nuevos hitos hasta ahora inimaginables.