martes, 3 de febrero de 2009

Habemus plan


El Gobierno de Costa Rica ya tiene un plan contra la crisis económica, esa que ni el ministro de Economía ni el presidente del Banco Central advertían hace tan solo unos meses. Lo han bautizado el “plan escudo”, un nombre más de operación militar –Tormenta del desierto, Plomo pesado…– que de contingencia económica.

Resulta curioso que Óscar Arias abra su discurso de anuncio del plan afirmando: “en abril del año pasado yo hablé de vacas flacas”, cuando en realidad los máximos jerarcas económicos del país se empeñaban en afirmar lo contrario. Especialmente Francisco de Paula Gutiérrez.

Con su obsesión desmedida por controlar la inflación, Gutiérrez cerró las posibilidades de crédito de los bancos estatales y los obligó a respaldar con patrimonio hasta los Bonos del Tesoro de la República de Costa Rica. Una medida sin precedentes y que ha venido a causar un frenazo en la actividad económica del país y a agudizar aún más las consecuencias nacionales de la crisis financiera internacional.

Paradojas. Todo esto ocurría un mes antes de que Arias hablase de “vacas flacas” y ahora que estamos en el “ojo del huracán”, Gutiérrez sigue hablando de inflación y Arias, mirando para otro lado. Hemos invertido unos cuantos miles de millones de colones en capitalizar unos bancos que quedaron descapitalizados por obra y gracia del BCCR. Un pequeño detalle que todo el mundo parece haber pasado por alto.

Igualmente paradójico resulta que, habiendo obtenido el Estado superávit fiscal durante 2008, esto es, los ingresos han sido superiores a los gastos, los entes estatales que prestan los servicios públicos anuncien importantes subidas de tarifas en plena crisis. No me refiero al aumento de los mensajes de texto de los celulares, que es el único que parece preocuparle al Gobierno, seguramente por motivos electorales (los principales usuarios del servicio son jóvenes del área metropolitana, esos que cada día votan menos a Liberación y más a las opciones izquierdistas). Lo realmente preocupante es que la CNFL haya subido un 25 % las tarifas sin el mayor miramiento hacia decenas de miles de familias y comercios y sin que el Gobierno haya puesto el grito en el cielo.

Para poner las cosas en perspectiva, si a uno de los usuarios habituales de la mensajería celular le aumentan el precio a 5 colones por unidad y multiplicamos por 300 mensajes mensuales, resulta que el chico paga 1.500 colones al mes por chatear con los amigos. Una familia media que gastaba 20.000 colones en electricidad ahora va a pagar 25.000. ¿Quién sale más perjudicado?, ¿cuál de los dos servicios es verdaderamente “básico”?

Faltó ambición. Volviendo al “plan escudo”, resulta que no deja de tener un componente familiar porque, una vez leído, a uno le suena más a carta al Niño Dios que a verdadero plan económico de un Gobierno. Digo esto porque resulta que, de todas las medidas que se anuncian, más de la mitad dependen de terceros, empezando por el verdadero Poder Ejecutivo de este país, me refiero al Legislativo.

Para relanzar la economía del país, mucho más allá de las ayudas –¡otra más!, es año preelectoral– a los sectores no productivos y a las industrias en declive –el bendito “agro”–, el Gobierno debería haber lanzado un ambicioso plan de infraestructuras desde que se avistaban las “vacas flacas”. Más aún cuando la construcción se vio frenada en seco por la ausencia de crédito en los mercados locales, nuevamente gracias a Gutiérrez y su cruzada contra la inflación.

Ahora estas infraestructuras, que además son necesarias para que Costa Rica encare con cierta ventaja el fin de la recesión económica en los EE. UU., quedan en manos de los rompedores de quórum, los anticonsultorías y otras especies que pululan por Cuesta de Moras (Asamblea Legislativa). Óscar Arias, que ya vio la crisis, según sus propias palabras, hace casi un año, parece que ahora, como ocurrió con el TLC, tiene que dejarlo todo en manos de la Asamblea Legislativa. En definitiva, la carta al Niño Dios.


Publicado hoy en La Nación de Costa Rica.

13 comentarios:

objetodedeseo dijo...

Al menos allí teneis un plan... frente a la crisis. En España hasta hace relativamente poco, ni tan siquiera se reconocía la crisis!!

Besos.

Pakithor dijo...

¿Para qué necesitamos un plan en España, Trapiello, si las encuestas favorecen al Gobierno y la oposición se deshace en una lucha interna?. ¿No te parece?.

Eli F. dijo...

Al pan, pan, y al vino, vino. A tu comentario ni le sobra ni le falta. Simple y sencillamente tienes TODA la razón.

Pakithor dijo...

Eli, viniendo de ti es mucho más que un halago. Lo que ocurre es que no creo que tenga mucha repercusión. Imagino que has visto cómo hoy mismo en La Nación venían dos columnas de "prestigiosos" economistas apoyando el plan y, más aún, entusiasmados con la "política social".

Lino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lino dijo...

Que suerte tenéis en costa rica que el ejecutivo tenga que esperar al legislativo para aprobar medidas, intentando ver la parte buena.

Saludos

Pakithor dijo...

Lino, la verdad es que no es consuelo ninguno sino todo lo contrario. El Ejecutivo aquí no puede hacer absolutamente nada sin que lo autorice en Legislativo, el cual es una jaula de grillos. Sin hablar de una serie infinita de estupideces constitucionales como que para sesionar el Legislativo tiene que contar con 2/3 de los diputados para hacer quorum; o que todos los diputados tiene derecho a presentar mociones, a exponerlas y ha opinar sobre las de los demás, con lo cual cualquier aprobación lleva meses. En teoría es la democracia llevada la extremo, en la práctica es un país ingobernable.

Saludos.

Lino dijo...

Entiendo. No obstante, comparando con España, supongo que es comprensible mi envidia con Costa Rica.

He oído que este país es llamado la «Suiza de centroamérica», supongo que además de por la marcha económica, observo que también por el sistema político, en donde en ambos casos se carece en la práctica de ejecutivo.

Como decía, personalmente no me importa que los diputados esten debatiendo, para eso están. Me molesta lo que ocurre en España en donde la sumisión al partido es patética. Pero supongo que un ejecutivo con algo más de presencia, un regimen más presidencialista como Francia o los EUA, permite que se tomen o «ejecuten» las acciones de gobierno de forma más rápida y decidida.

En todo caso, me gustaría conocer tu opinión en líneas generales sobre este tema si no es abusar de tu confianza, es decir, ¿que propondrías para Costa Rica para mejorar el sistema politico?

Saludos

Pakithor dijo...

Lino,

Costa Rica era la "Suiza Centroamericana", ahora es un país más de la región que se ha ido quedando rezagado merced a ese "exceso de democracia". Pero eso es harina de otro costal.

En mi opinión, aquí el tema es que el Legislativo está totalmente paralizado porque existe un sistema de quorums y mayorías que impiden aprobar nada. Además el poder Judicial, en lo que al Constitucional se refiere está interviniendo continuamente en decisiones de Ejecutivo y Legislativo haciendo interpretaciones de la Constitución muy cogidas por los pelos, lo cual ha generado una inseguridad jurídica grande.

La verdad es que esto es para escribir un libro. A ver si Eli, que nos visita de vez en cuando se pasa y explica su punto de vista como local.

Y no me molesta en absoluto.

Eli F. dijo...

Perdonen que llego tarde a la discusión, pero tal vez mi punto de vista de costarricense (y economista, para colmo de males) les pueda resultar interesante. No es un punto de vista muy común en mi patria, ya que me veo influenciado por los 11 años de mi vida adulta que pasé en países de "primer mundo".

Lo de la Suiza centroamericana nació, creo yo, producto de la comparación de dos aspectos muy puntuales que distinguían a ambos países: la proclamada neutralidad ante los conflictos internacionales (una masturbación intelectual de proporciones mayúsculas), y cierta similitud paisajística entre las montañas de Suiza y las de mi tropical y nunca nevado país.

Digo que lo de la neutralidad es una paja intelectual, porque no le impidió a Suiza servir de cajero del Reich alemán durante la Segunda Guerra Mundial, como tampoco le impidió al bufón que tuvimos por Presidente de Costa Rica hace apenas tres años matricular al país en la "coalición" que invadió Irak, aún sin tener ejército que pudiera aportar efectivos para la lucha.

Costa Rica se ha distinguido por la estabilidad política en una zona de suyo turbulenta. La estabilidad democrática nos ha permitido disfrutar de un mejor nivel de vida que nuestros vecinos, producto de un mejor desempeño económico y, por qué no, en el ámbito social también.

Tristemente, como bien lo dice Pakithor, en las últimas décadas el país se ha tornado ingobernable. El Ejecutivo está atado de manos por un Legislativo inoperante y politiquero, y por un poder Judicial - sobre todo el tribunal constitucional - que no en pocas ocasiones se olvida de que no es parte de la "administración activa".

Para darte un ejemplo de esto último, el Seguro Social de Costa Rica, una mezcla entre seguro médico universal y operador de clínicas, hospitales y centros de atención integral, tiene una lista de medicamentos que sus farmacias distribuyen de manera gratuita a todos los asegurados (que en principio somos todos los residentes del país). En dicha lista, como es lógico esperar, hay una serie de medicamentos genéricos cuya equivalencia química y biológica se supone está demostrada mediante estudios fehacientes hechos en Costa Rica u "homologados" cuando han sido hechos en algunos países de mayor desarrollo. Resulta que en varias ocasiones el tribunal supremo ha considerado violatorio de los derechos constitucionales del ciudadano demandante que no se le brinde de manera gratuita el medicamento de marca (u original), con un costo injustificadamente exagerado para la institución y por supuesto para todos los contribuyentes. Si eso no es coadministrar, pues entonces no sé cómo llamarlo.

El asunto es que tenemos un sistema de gobierno esclerótico, prácticamente paralizado, al punto de que yo siempre digo a quien me quiera escuchar, que este país avanza a pesar de, y no gracias a, nuestro gobierno.

Seguiremos siendo la Suiza de Centroamérica mientras no terminemos de deforestar nuestras montañas (y con ello eliminemos el supuesto parecido físico). Lo de la neutralidad es inconsecuente, y nunca ha sido importante más allá de las emocionantes pero vacuas proclamas de nuestros (ticos y suizos por igual) gobernantes. En cuanto al desarrollo económico y social, Costa Rica lamentablemente va por mal camino y no se vislumbra un cambio interesante en el horizonte.

TicoExpat dijo...

Compas,

No es "exceso de democracia", por el contrario, es la facultad de votar -que es lo unico que queda de democratico- manipulada por un grupusculo de los mismos de siempre que se llenan el bolsillo del erario publico, los negocios turbios, y engannar a la gente cada cuatro annos para seguir en lo mismo.

Lo de Suiza Centroamericana era en comparacion al resto de Centroamerica por la paz, estabilidad, y sobre todo, neutralidad durante la epoca de guerras fraticidas en la region. En una epoca, con dictadores a derecha e izquierda, el pais se malacostumbro a que lo mantivieran, a no tener que competir, gracias a jugar de vivo de recibir limosnas, perdon, prestamos y donaciones de naciones que no querian que la "suiza" cayera en el comunismo.

Los tiempos han cambiado. la corrupcion se ha llevado todo y mantiene al pais en pobreza para seguir sin hacer mayor esfeurzo en el poder. El traso en desarrollo, para una nacion que no ha sufrido ni guerras ni desastres naturales como otros, es vergonzoso. Mas vergonzoso es lo que denuncia Pakithor, con el monton de irresponsables que actual con miras a sus "candidaturas" mas que en bien de los que supuestamente tienen que servir, ya que la crisis es como un tren y ellos siguen dejando el pais parqueado en los rieles.

Peor, siguen robandose las llanatas, vendiendo lso asientos, mientras que los ninnos -los costarricenses- siguen indefensos encerrados dentro del evehiculo. Quein vendra a salvarnos? Ni ellos mismos quieren salir, adormecidos por la prensa que les dice que Papa Estado lo tiene todo bajo control, somos la Suiza Centroamricana, todo esta bien...

Pakithor dijo...

Gracias Eli y TicoExpat por vuestros comentarios. Poco puedo añadir, salvo expresar mis condolencias, yo ya casi me voy, aunque me va a quedar aquí parte de mi patrimonio sentimental y económico.

Lino dijo...

Hola

Lo de la «Suiza Centroamericana» no era más que una anécdota. No obstante, ya que ha salido el tema de la neutralidad, lo de Hitler en la 2ª Guerra Mundial no lo veo incompatible con la postura neutral que Suiza «jugó» en aquel conflicto, por antipático que nos cayera el dictador alemán. El Banco es un Banco, y el dinero es dinero, venga de quien venga.¿iba el dueño del banco a prohibirle a este personaje que dejara allí su dinero? Podría haberlo hecho pero no fué así. El gobierno, al no tener un ejecutivo que decidiera, se mantuvo al margen. Esto es «neutral». Que la Historia posterior cuente que esto favoreció al III Reich es otra... historia.

No solo ese caso, sino que las propias cuentas de la banda terrorista española del País vasco, ETA, están en Suiza. Según creo, uno de los acuerdos que obtuvo como fruto el antiguo presidente del Gobierno Español, J.M. Aznar, de su amistad con su «equivalente» de los EUA, G. Bush, fue que intercediera en los bancos suizos para bloquear las cuentas que allí tenían.

Pero bueno, al tema. Antes tengo que confesar que me encuentro ligeramente perplejo de encontrar a gente que se queja de un «exceso de democracia», je,je. Aunque ese tema ya lo ha aclarado TicoExpat.

Eli, ya me gustaría a mi que los problemas que se tienen es España con «la rama» judicial fueran de un exceso de celo, como interpreto del ejemplo que cuentas. Por hacerse una idea, decir que aquí los terroristas entran y salen de la cárcel según conveniencia política no ya del partido, sino de una coyuntura. Y todo esto mientras otros asesinos y violadores quedan en libertad porque los jueces no llegan a tiempo o no cumplen los plazos, dándose casos de verdaderas desgracias como mujeres y niñas asesinadas, por esos mismos acusados que campan a sus anchas.

Respecto al funcionamiento del legislativo ¿no hay algún mecanismo de mandato imperativo o revocación de cargos? Ya que el ejecutivo no tiene poder, ¿no puede el pueblo manifestarse sobre la actitud de sus representantes sin esperar a acabar la legislatura? Y el judicial ¿no se manifiesta en contra de esa corrupción, o es que participa de alguna forma en ella?

Saludos