domingo, 9 de marzo de 2014

Elegancia, con mayúscula

Cae en mis manos el último ensayo que escribió el gran filósofo José Ortega y Gasset, Origen y epílogo de la Filosofía. En sus páginas encuentro esta revelación: "Elegante es aquel hombre que no hace o dice cualquier cosa, sino que hace lo que hay que hacer y dice lo que hay que decir". Quizá no exista una mejor definición –al menos yo no la he encontrado- para este sustantivo que nos martillea desde que este espacio de libertad vio la luz: Elegancia. Así, en mayúscula, como el propio Ortega nos la sirve.

Me devuelve esta reflexión del filósofo madrileño a los orígenes causales de estas páginas que se han ido cincelando, con más bajos que altos, a lo largo de ya siete años. Lo cierto es que, entre una risa y un aguijonazo, entre un símil sarcástico y una metáfora hiriente, siempre ha existido un guión filosófico en estas palabras. Perdón por la petulancia.

Hace unos años hubo quién me puso de manifiesto el excesivo -y casi forzado- uso de la palabra Elegancia. No era casual, ni fruto de la idea de aparecer en los primeros puestos de las búsquedas en Internet. Se trataba –y se trata- de marcar con un sello la orientación última de estas líneas. En definitiva, señalar a quemarropa la ausencia de este principio fundamental en la vida del ser humano que es la Elegancia. La preocupación última siempre ha sido esa.

Ahora, con más de un lustro sumidos todos, de un modo u otro, en este escenario al que denominamos crisis, no son pocos los que gritan: "Estamos ante una crisis de valores". Quizá hasta yo lo haya pronunciado en alguna ocasión. No estamos descubriendo nada nuevo, sino cayendo en la cuenta de que quizá algo nos sucede en el mundo occidental más allá de lo que indican las cifras macroeconómicas.

Ya Ortega lo advertía en La rebelión de las masas: "Como las masas, por definición, no deben ni pueden dirigir su propia existencia, y menos regentar la sociedad, quiere decirse que Europa sufre ahora la más grave crisis que a pueblos, naciones, culturas, cabe padecer. Esta crisis ha sobrevenido más de una vez en la historia. Su fisonomía y sus consecuencias son conocidas. También se conoce su nombre. Se llama la rebelión de las masas".
Nuestra crisis no es de ahora, viene de muy atrás y se ha ido acrecentando conforme hemos ido avanzando en materia tecnológica. Porque los usos y costumbres se han homogeneizado y extendido, de tal suerte que ya casi no podemos distinguirnos más allá del lenguaje que utilizamos.

Si repasamos un poco los últimos temas aquí (d)escritos, lo comprobaremos con todo lujo de detalles: correr, las redes sociales, nuestra vestimenta, el uso de anglicismos, etc. Costumbres que ya no tienen fronteras y que se extienden a la velocidad de Internet o de la televisión hasta el último rincón de nuestro planeta.

Así, el ser humano sufre esa enorme dualidad que le confiere el formar parte de la masa frente a sentirse un individuo único. Sí, somos únicos, pero lo confirmamos en tanto somos aceptados como tales por el resto. Tremendo contrasentido.


La Elegancia viene a ser el contrapunto de esta crisis en la que nos hayamos sumidos mucho antes del estancamiento económico de Occidente hacia 2007. La Elegancia es la capacidad del ser humano de ser capaz de vivir en sociedad sin tener que verse arrastrado por los usos que se imponen desde las tribunas de la publicidad y los medios de comunicación –incluidas las redes sociales-. La Elegancia es, por tanto, parafraseando a Ortega, hacer lo que hacer y decir lo que hay que decir y no lo que nos autoimponemos como si fuésemos autómatas.

3 comentarios:

Pablo dijo...

Hace ya dos o tres años que sigo este blog, y este artículo pasa a ser de mis favoritos. Bravo. Preciosa forma de describir la elegancia, y bonita visión de la crisis que, coincido, no es actual, sino progresiva. Es algo contra lo que llevo parte de mi vida luchando, y que seguiré haciendo hasta que no me quede aliento.

Un saludo.


Un saludo

Pakithor dijo...

Gracias, Pablo. Esa es la lucha que debemos continuar.

SUGAR dijo...

Siempe he pensado qie lo mas elegante es saber escuchar y hablar cuando se tiene algo que decir. Aprender a callat. Gtacias por tus refleziones