jueves, 30 de agosto de 2012

Ingeniería social y lenguaje: lo siguiente


El lenguaje es como un ser vivo. Evoluciona con el paso del tiempo, con el cambio de las costumbres. Aunque también va cambiando por medio de la creatividad de algunos seres humanos. Así nacen algunas expresiones que terminan imponiéndose. Muchas de ellas porque resultan simpáticas o atractivas de usar. En la mayor parte de los casos porque queremos integrarnos más al emplearlas.

Un ejemplo de esto es la expresión de nuevo cuño “lo siguiente”.:

-       - No estoy reventada, lo siguiente.

Frase real que podemos leer en uno de las muchas redes sociales. Lo siguiente viene a emplearse como el superlativo/imaginativo en el lenguaje popular/ocurrente. Yo, sinceramente, necesito una aclaración cuando alguien emite esta sentencia. ¿Qué es lo siguiente a reventada?. ¿Destrozada como si le hubiese pasado un camión por encima?. ¿Extenuada física y mentalmente?. O a mi no me queda claro, o la creadora de tal afirmación pretende que el resto de la Humanidad dejemos volar la imaginación y pongamos nombre y apellido a ese lo siguiente.

-       - Este tío no es gilipollas, sino lo siguiente.

Otra oración muy común en bares y festejos populares entre los infectados por este nuevo sarampión que podríamos bautizar como siguientismo. De nuevo, ¿qué es lo siguiente?.  ¿Gilipollas integral?. ¿Un poquito menos imbécil que tú?.

Y es que el siguientismo tiene esa peculiaridad, que deja la duda. Yo siempre dudo entre si el siguientista quiere que yo ponga apellido al lo siguiente, se trata de una gracieta rayana con la intelectualidad, o es que es incapaz por si mismo de continuar con el superlativo que sigue al adjetivo en cuestión.

Internet está lleno de ejemplos del uso del siguientismo. Blogs con títulos como “Friki no, lo siguiente”, que debe ser una suerte de autobiografía del autor del blog. Hasta hay campañas  publicitarias que emplean el siguientismo, a todas luces con la intención de congraciarse con su público meta: el gregario.

Si lo que se quiere expresar es el grado superlativo de las cosas, yo opto por otra expresión más prosaica, menos intelectualoide e igualmente fruto de la evolución del lenguaje. Se trata de la afirmación superlativa en grado extremo “se caga la perra”.

-       - Me acabo de comer una langosta que se caga la perra.

Ahí no hay que explicar nada más. El citado manjar era el non plus ultra del placer culinario, expresado por medio de una afirmación rotunda: se caga la perra. Puede sonar ordinario, zafio, incluso vulgar, pero todo ello queda suplido por la absoluta ausencia de pretenciosidad. Se caga la perra es, en definitiva,  la antítesis de lo siguiente, aunque puedan parecer sinónimos.

Que el lenguaje evolucione está bien. Es natural. Lo malo es que se empiezan a adoptar a velocidades de vértigo giros y expresiones que rozan la idiotez supina, o lo siguiente, que es la más profunda ignorancia disfrazada de integración con el entorno. En otras palabras la absoluta falta de elegancia.

9 comentarios:

Conchita dijo...

La expresión de "lo siguiente" tiene un pase, pero la segunda, la he oído muchas veces pero no quiero ni hacerle mención. Aunque tengo una peculiar forma de hablar por vivir en la zona manchega en la que vivo, procuro hablar y escribir un correcto castellano, español en el resto del mundo, y no sucumbo a ciertas expresiones.
Buen artículo, sí señor.

ELEGANCIA EN VERTICAL dijo...

La primera expresión es absurda y hace ya unos años que se viene utilizando en el lenguaje oral. Lo que acostumbra a suceder que cuando una palabra o expresión se usa mucho en la calle, esta acaba pasando al lenguaje escrito, después al periodístico y, por último, si ya caemos en desgracia total, es reconocida por la RAE, porque qué remedio le queda.

Respecto a la que usarías tú, reconozco que la había oído alguna vez en la vida, pero no me gusta por encontrarla vulgar.

¿Por qué no utilizar los superlativos castellanos? ¿Gilipollérrimo?

Un saludo.

Marqués de Leguineche dijo...

Yo admiro profundamente la rotundidad de la expresión castiza; podra decirse, coincidiendo con su analisis, que "se caga la perra" resulta soez, ordinaria o vulgar... pero no cabe duda de que au elocuencia es irrebatible. Mil veces mejor que dejar al interlocutor a medias con esa estupidez de "lo siguiente", pensada para apullar la mente de aquellos incapaces de encontrar comparaciones sensiblemente superiores o nombrarlas con palabras precisas...

lola dijo...

En mi tierra natal muchas personas utilizan la expresión de P.... madre para expresar que algo es muy bueno lo que resulta incongruente.

Baglife dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Baglife dijo...

Otra fórmula muy común es anteponerle el "mega" a todo, como mega gilipollas, por seguir con el ejemplo.

Eli F. dijo...

Para serte sincero, la primera expresión nunca la había escuchado/leído. Pero tu artículo está apenas para que se cague la perra!!!

miscelaneaculinaria dijo...

Hola a todos
Para mi la expresión "se caga la perra" a todas luces me parece de lo mas ecologista (nada mas ecologista que cagar, los modernos lo llaman compost), castiza y de cháchara de bar de polígono industrial. Todo un clásico de nuestro rico idioma e insustituible en el léxico de todo buen pichabrava de barra de bar.
Saludos cordiales

El Aristócrata dijo...

Muy bueno.

Hacía mucho tiempo que no me reía tanto.

EA